Odisea en la Internet. Como la perdimos y el camino para recuperarla.

Año 2050. La Internet ha sido reemplazada por un sistema doble que se creó en el año 2014: la red de fibra óptica llamada “Net2Cash” por la cual se hace un pago automático que se descuenta de nuestra cuenta maestra del sistema unificado bancario mundial. Todos los habitantes de las grandes ciudades lo tenemos porque somos inscritos automáticamente al nacer. En esta única cuenta que se depositan todos los ingresos que percibimos durante toda nuestra vida. Usar otro medio es un delito penado, va contra el sistema establecido y es perseguido en todo el planeta. De la cuenta se deducen diariamente los servicios públicos que consumimos: el agua, la energía eléctrica, el consumo de gasolina, los tickets de transporte, el pago en los peajes para usar las carreteras y autopistas físicas y también las carreteras de la información, las antiguamente llamadas “digitales” y ahora reconocidas como “neurales”. Las licencias para bicicletas, motocicletas, carros personales, botes y los pequeños aviones también se pagan automáticamente. Sistemas de localización global, todavía basados en los rastreos satelitales, permiten ubicar a cualquier individuo, a cualquier vehículo, a cualquier computadora, Tablet o teléfono celular que esté registrado en el sistema. Nadie habla ya de Megabytes o Gigabytes. Un par de Exabites almacenan todo el contenido de todo lo escrito por el hombre, desde libros y periódicos hasta los trabajos escolares de la escuela primaria, más todos los blogs y sitios web creados y por crearse. Desde hace diez años todos pagamos una cuota por consumo de aire. Sirve para cubrir los gastos que se hacen para mantener aire no contaminado y mínimamente respirable dentro de las grandes ciudades. El acceso a la información pública también es cobrado automáticamente: librerías, museos, documentos en universidades e institutos de investigación. Nadie protesta, nacieron bajo la red neural y la red “Net2Cash” es la única realidad permitida en las grandes ciudades. Toda otra manera de intercomunicarse fue prohibida porque contaminaba el ambiente, era usada para piratear y no respetaba los derechos de autor, era usada para fines subversivos y antisistema. Peor aún, congestionaban los canales inalámbricos que hoy en día son usados para que la red tenga pleno control y acceso de la economía y la data social de los individuos. Todo está pensando en el bien común.

LA RED MEJORADA. SOLO PARA LOS RICOS.

La Internet como fue en sus orígenes ya no existe. Ya no existen televisión, radio, cine, teatros o conciertos. Todo se transmite directamente hacia la unidad receptora que la persona tenga más a la mano. Y se descuenta de la cuenta global. “Net2Cash” es una red de fibra óptica que se paga según se use. Se descuenta de la cuenta maestra global de la persona. La red de fibra óptica puede transmitir miles de canales de lo que era la televisión y la radio, millones de películas, cientos de miles de conversaciones de lo que era el sistema de telefonía. Todo simultáneamente. Su capacidad de transporte es, para fines prácticos, infinita. Sin embargo por toda información que se recibe hay que pagar, inclusive los videos privados, de individuo a individuo, que se envían por esta red pagan una tarifa de transporte.

Los megaoperadores en todo el planeta son solo tres. Sus presidentes y gerentes de máximo nivel gestionan directamente los temas que les interesan a los gobiernos y responden directamente por lo que transporta por la red. Se convirtieron, hace más de dos décadas, de constructores de infraestructura en vigilantes de los paquetes que transporta la red: si algo pasa sin su control ellos son responsables ante los gobiernos. Es el precio que tuvieron que pagar para poder diferenciar la Net2Cash de la antigua y obsoleta Internet: aquí, en la red Neural se les permite cobrar los velocidad de acceso (desde 1Mbit hasta 1 Terabit) y por tipo de contenido (un video de estreno es cobrado a un mayor precio que los re-estrenos). También se cobra según el circuito de rotación del sistema de películas y videos que ya tiene más de 150 años de antigüedad: un precio para la película vista en celulares, otro precio si es vista en una Tablet, otro si es vista en un nuevo sistema de aceleración mediante un nanochip que todos tenemos insertado desde el nacimiento. De allí lo de “red neural” puesto que este dispositivo nos permite visualizar la película sin necesidad de dispositivos externos. Todo tiene su precio. Es natural.

Los ingresos obtenidos en “Net2Cash”, la red neural pensada en hacer eficiente el brindar servicios y cobrar por ellos, se reparten entre algunos cientos de grandes empresas que proveen de estos servicios solamente en esta red. Las redes inalámbricas fueron prohibidas hace diez años por considerarse que estaban fuera de todo control y facilitaban los delitos de piratería y facilitaban el uso no autorizado de servicios que se brindan mediante la red de fibra óptica. Los gobiernos, que nunca permitieron el libre uso de la frecuencias, reclamaron las que habían sido asignadas. Eran sistema proclives a la falta de control y al desorden social.

LO QUE PASÓ CON LA ANTIGUA INTERNET

Existe otro mundo paralelo, por fuera de las grandes ciudades y, generalmente, en las zonas rurales de los pueblos de todo el planeta: los restos de la antigua Internet. Usando libremente las tecnologías inalámbricas, personas que se rebelaron contra el sistema, levantan micro antenas portátiles que emiten señal por algunos minutos y luego se apagan automáticamente. Hacen esto para evitar la triangulación que se usaba para detectar la ubicación de estaciones transmisoras no autorizadas. Y usan un sistema derivado del antiguo protocolo conocido como “torrents”, donde ya no solamente se transmiten libros y películas entre “pares” sino que todo tipo de información (correo personal, navegación por la red) es retransmitido de usuario a usuario (como en los orígenes de la Internet). En este mundo secundario y olvidado no existen proveedores de servicio de transporte, no existen proveedores de acceso a Internet (los antiguamente llamados ISP). El transporte es de usuario a usuario, en postas, en un sistema conocido como P2PN (Peer to Peer Net). Cuando no hay puntos de retransmisión disponibles en un pueblo alejado, recurren a un sistema de personas que viajan de pueblo en pueblo y tienen colecciones completas de libros, videos, películas, y documentos de todo tipo, grabados en nano dispositivos llamados “Pico-Neurals”. Estos reemplazaron a los USBs, tarjetas SD y dispositivos similares de inicios del siglo XXI. Los “Pico-Neurals” están construidos emulando el cerebro humano: sobre una masa neutra que alberga electrones, estos son ordenados de una manera particular que representa la información que se quiere conservar. Su capacidad de almacenamiento es infinita. Por eso fueron prohibidos y desechados para ser usados en la red de fibra óptica: un solo “Pico-Neural” tiene toda la información que una persona puede consumir en diez vidas: inmanejable, no rentable, no monetizable. No permiten entregar la información dosificada y a cuenta gotas. Los “Pico-Neurals” mantienen viva a la antigua Internet y al sistema de transmisión “Peer2Peer Net”. Son económicos y están disponibles. El problema es el transporte. Solamente una red de fibra óptica podría transportar toda la información de un “Pico-Neural” hacia el siguiente punto de retransmisión o almacenamiento. Y el transporte por fibra óptica está controlado (hay que pagar para que te lo instalen, hay que pagar su mantenimiento, hay que pagar una cuota diaria por todo lo que se recibe y envía a través de la red de fibra óptica.

El sistema de cobrar de acuerdo a la velocidad de acceso empezó hace algo más de cuarenta años cuando algunas grandes empresas de transporte de información de Norteamérica comenzaron a cobrar por “kilobits” de velocidad de transmisión (64k, 128k, 256k) y nadie se quejó. Luego “mejoraron” su mecanismo de cobranza (con la aparición de los celulares que accesaban a Internet) cobrando por “megabyte” de información transmitida. Pronto la “buena idea” prosperó y fue replicada por prácticamente todas las empresas que brindaban acceso a la Internet. No sirvió el tema de competencia, libre mercado, ni el, así llamado, “perfeccionamiento de los mercados”: los derechos de pontazgo en la Internet quedaron firmemente establecidos. Yo construyo un puente sobre un rio y cobro diferente si pasas caminando o pasas corriendo (la velocidad de transmisión) y también cobro diferente si pasas con un paquete en tus manos o con una carreta llena de paquetes. Atrás quedaron conceptos como que los caminos y las carreteras son de libre circulación. Esto es una herencia cultural procedente de sociedades que, con la excusa del libre mercado y de la incapacidad de los gobiernos para cubrir los servicios públicos, los licitaron y concesionaron: agua, luz, carreteras, en todo lugar se colocaron “tolls” o casetas de peaje que no eran otra cosa que, como ya se explicó, el antiguo derecho de pontaje de los señores feudales.

LA BRECHA DIGITAL. PARA SIEMPRE.

De manera práctica esta segregación de dos mundos, dos culturas, ha recreado la sociedad esclavista norteamericana vigente hasta los sesentas, ha recreado la sociedad vigilada del lejano oriente donde se rendía culto a emperadores y luego a líderes militares que se hicieron del poder, o a la sociedad tropical centroamericana o de las gélidas estepas de la zona este del planeta, donde los comisarios de cuadra vigilan todo lo que sucede con sus vecinos e informan a un poder central. Hoy en día, estos dos mundos son diferentes: por un lado la “Net2Cash”, pagas por todo y según vayas consumiendo. Agua y aire tienes que consumir, obligatoriamente. Y tienes que pagar. Información, entretenimiento, comunicación, tienes que consumir. Y tienes que pagar. Del otro lado, la sobreviviente red “Pico-Neural” es gratuita, pero tiene sus limitaciones y problemas propios: sólo existe en las zonas rurales alejadas de las grandes ciudades y para poblaciones pequeñas que no son de interés económicos para los gobiernos centrales. Los que nacen en este año 2050 no tienen elección. Si nacen en una gran ciudades están desde el inicio en el sistema “Net2Cash” o si nacen en el sector rural tendrán que aprender, desde niños a cortar leña, potabilizar su agua, instalar sus antenas portátiles para la red “Pico-Neural” de Internet, administrar sus nodos móviles de la “Peer to Peer Network”. Los gobiernos y los megaoperadores combaten fuertemente a los grupos aislados que tratan de estabilizar redes “Pico-Neurales” dentro las grandes ciudades. Hay disidentes del sistema, son segregados por género, nivel de ingresos, raza, creencias, y su terquedad en usar redes no autorizadas. Para regresarlos al redil gobiernos y megaoperadores hacen promociones en ciertas zonas de las ciudades y para estos grupos: descuentos, paquete de compras, equipos a precios rebajados, lo que sea. El objetivo es que pertenezcan al sistema y no sean disruptivos del mismo.

EL MENSAJE

Estamos retransmitiendo este mensaje, gracias a la tecnología de transporte temporal espacial, hacia el año 2014. Allí donde nació la separación y la “Net2Cash” fue creada. Si usted puede hacer algo para cambiar la ley de exclusión dentro de las redes de transporte de información, conocida por ustedes como el rompimiento de la neutralidad de la red, hágalo hoy. Sea usted del sector privado o público, si visiona y entiende lo que va suceder haga algo. Hoy. De otro modo tendrán sus hijos y nietos, que vivir con el nuevo sistema de apartheid que ha sido implantado a través de todo el planeta.

Este es un mensaje para los hijos de la libertad. Los descendientes de Washington, King, Kennedy, sumados a los de Gandhi y Bolívar, con el apoyo de todo ser humano que quiere vivir de pie, en una sociedad libre y justa… decidan, una vez más, botar el te de los ingleses. Hoy. Díganle a la FCC y a Tom Wheeler que no pasarán.

 “I’ll send an SOS to the world… …Seems I’m not alone at being alone…  A hundred billion castaways … Looking for a home…”.  Message in a bottle. The Police. September 1979

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Acceso libre, Free & Open Internet USA, Net neutrality, Neutralidad de la Red, World Wide Open Internet y etiquetada , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario / Leave a Reply

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s